EDITORIAL N2 – ABRIL 2015

¿Os habéis dado cuenta ya de la cantidad de momentos que son buenos al día para leer Winglet? Sí, son muchos. Lo cual significa que os ha dado tiempo a leeros los dos últimos números unas…así, aproximadamente, 824789,7 veces. Aproximadamente, es decir, que de media pasáis 20 minutos en el metro, sumados a 8 minutos en el ascensor de la EUITA, y sumados a unos 15 en la cola del comedor (pero contando con que sólo un 17% de vosotros se queda a comer, pero añadiendo que los días que hay COE el comedor es un infierno de 34 personas por metro cuadrado en el que se respiran grasas saturadas y agobios), sumado a unas 5 horas semanales de ‘lectura de diapositivas’ (profesores, no se ofendan, pero esas horas son para leer Winglet) y lo dividimos por la constante de…. Bueno, que nos leéis mucho, vaya. Y somos conscientes. Por eso hacemos un esfuerzo sobrehumano (cualquier cosa es mejor que estudiar) para que tengáis esta joyita entre vuestras manos con cierta periodicidad.

¿Y qué os traemos ahora? Pues un huevo de cosas, como siempre. No sé por qué lo llamamos revista cuando estamos haciendo enciclopedias… El caso, os traemos humor, os traemos maneras de morir en el espacio, os traemos cosas sobre pájaros, y las imágenes más comprometidas de Thales de Mileto. También tenemos a nuestros divagadores por excelencia. Las leyes de la ligodinámica ¡de probada veracidad!. Os traemos también la crónica de la Formula 1. Cosas de delegación y sobre esos cochecitos que estuvieron en el Hall. Kevin os hablará del repostaje en vuelo, y se comentará algo sobre Assanss… Assi… Assansis… Assassins Creed, que no sé lo que es (lo siento, Jorge). Y seguramente me esté dejando cosas. Pero tenéis el índice en la siguiente página, no me lapidéis.

Como somos tíos majetes, hemos hecho un estudio intensivo de las estadísticas de los últimos dos números. Así conocemos con certeza las secciones que más os gustan y utilizamos esa información para…. nada. En realidad escribimos lo que nos sale de los winglets. Pero eh, ¿sabéis qué? Ahora sabemos que miráis la contraportada cuando no tenéis que hacerlo. Capullos.

 

Después de todo: os lo dijimos… habíamos venido para quedarnos.

 

Sara Urtiaga

Anuncios

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s