FUNCIÓN SENO

Estás en el metro. Son las ocho y veinte de la mañana y estás de mal humor. En parte por el placaje que te ha hecho ese muchacho rubio que ha saltado desesperado desde las escaleras mecánicas al sonido del pitido mientras tú risueño esperabas, sin saberlo, la embestida al lado de las puertas que se cerraban. En parte porque sabes lo que va a pasar a lo largo de las dos horas siguientes.

Es un déjà vu. Primero esperarás paciente junto a otros muchos como tú, y te darás cuenta de que tienes ante tus ojos material suficiente como para escribir varios libros sobre neuras, psicosis y su sintomatología. Después te meterán en un aula. Un paréntesis: Apaguen móviles. Saquen los Deneís. Amenazas. Versión y expediente. Nada nuevo bajo el Sol.

Primer vistazo por encima, estamos jodidos. Respirarás hondo, te dirás que puedes hacerlo y leerás el examen con detenimiento, estamos bien jodidos. Antes de pasar a intentar resolver nada con fórmulas que te resultarán inútiles te dirás a ti mismo que por qué no saliste más el fin de semana, si total, para lo poco que aprovechaste el tiempo que estuviste frente a unos apuntes. Volverás a la realidad sacudiendo la cabeza y estirando los brazos.

Primer ejercicio, algo se encenderá dentro de ti y empezarás a desarrollar la idea. Veinte minutos más tarde llegarás a la solución. Opciones:  A] ln(π/2) B] ln(3 π/2) C] 0 D]Ninguna de las anteriores. ¿Tu solución? ln(π) Insultas, no estás seguro de si lo hiciste en voz alta, ni tampoco de quién era el destinatario. Al revisar los cálculos te darás cuenta de que arrastraste un error estúpido desde la cuarta operación. ¿Tu nueva solución?   ln(-1) Como sabes que no existe vuelves a insultar, esta vez estarás casi seguro de que lo hiciste en alto porque habrá dos profesores fulminándote con la mirada. Irás mal de tiempo, así que te ampararás en el todopoderoso valor absoluto y no sin antes rezar, pues a estas alturas no sabes ni quién eres ni en qué crees, marcarás la C.

Los siguientes ejercicios serán muy parecidos al primero, pero cada vez lo verás todo más negro y más borroso. Empezarás el examen ateo, a los veinte minutos serás cristiano y a los sesenta nihilista.

Dejarás el boli sobre la mesa y bajarás los brazos, entre exhausto y mareado. No sabrás cómo saliste de allí, pero te encontrarás en un bar con unos amigos tomando unas cervezas y despertarás de un sueño irreal. De hecho, una voz te saca de un sueño irreal. -Siguiente estación: Ópera, correspondencia con línea 2 ¡Vodafone!-

Quini

Anuncios

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s