Entrevista a D. Javier Crespo, candidato a director de la ETSIAE

Javier_Crespo“Hay que integrar las dos Escuelas en una Escuela única de verdad, olvidarnos de pensar en ETSIA y EUITA. Ya todos somos ETSIAE”, estas son las palabras con las que el actual director en funciones abrió su discurso de toma de posesión del cargo. ¿Nota un verdadero sentimiento de única escuela o aún cree que hay camino por andar en ese sentido?

El proceso de generación, primero de la EIAE y luego de la ETSIAE es largo. Llevamos trabajando en él del orden de siete u ocho años incluso. Con arreglo a esto, todos los que hemos trabajado para hacerlo posible hemos creído en esta Escuela, en que es un proyecto de futuro que tiene las posibilidades de ofertar a la sociedad las enseñanzas de carácter aeroespacial y aeronáutico que se ofertan aquí.

Respecto de las sensaciones, el trabajo de aunar esfuerzos y de fusionar (porque ese es el término que a mí me gusta utilizar para la escuela nueva: la ETSIAE) todos los servicios y todas las áreas ha sido duro. Yo quiero pensar de forma positiva, creo que estamos en el buen camino, que la mayoría de los departamentos ya están más que fusionados y que todos estamos trabajando por una escuela conjunta y con proyección de futuro.

¿Cómo valora el trabajo del equipo de dirección desde las anteriores elecciones hasta la fecha?

Tengo que manifestar mi máximo respeto con respecto al trabajo realizado por la dirección que ha estado en funciones durante un año, que ha hecho el trabajo que tenía que hacer.

¿Considera que las anteriores escuelas, ETSIA y EUITA, constituían pilares fundamentales dentro de la UPM/ocupaban un lugar dígase “privilegiado”?

Las anteriores escuelas eran un referente aeronáutico no solamente dentro de la Universidad Politécnica de Madrid, sino también en el ámbito nacional. Hasta hace no mucho tiempo eran las únicas escuelas que ofrecían enseñanzas de carácter aeronáutico en España. Estas escuelas siempre han sido muy demandadas, la cantidad de alumnos que pedían en primera opción cursar este tipo de estudios en EUITA y ETSIA siempre ha sido elevada. Podemos decir que, efectivamente, la posición era de privilegio.

¿Debe la ETSIAE ser uno de los buques insignia de la Universidad Politécnica de Madrid? En caso de respuesta afirmativa, ¿está en posición de exigir un trato más “favorable”? ¿Se ve Vd. como la persona que defienda los intereses de esta escuela frente a otros “peces grandes”?

La ETSIAE dentro del ámbito de la Universidad Politécnica es uno de los buques insignia, por varias razones: número de profesores, número de alumnos y calidad de los trabajos que se realizan. Aparte de la docencia aquí se realizan trabajos de investigación, hay doctorandos, hay másteres… Podemos decir que es uno de los buques insignia de la UPM.

¿Se puede exigir un trato más favorable? En el ámbito del rectorado, cada una de las Escuelas realiza la presión que considera oportuna en función del tema a tratar. Evidentemente cuantos más alumnos ingreses, más recursos utilices y demás, en mejor posición te encuentras para exigir. Eso no quiere decir que el trato que te vayan a dispensar sea favorable, esto depende del rectorado y sus responsables. ¿Tenemos peso para exigir? Sí, lo tenemos.

Con respecto a la última pregunta, claro que me veo como esa persona. Llevo diez años ejerciendo cargo académico, y en el último año también he ejercido el cargo de presidente de la Comisión Gestora de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Aeronáutica, que ya se está extinguiendo, con lo cual sí que me veo. El conocimiento del rectorado y sus “reglas de funcionamiento” me son familiares y sé adónde hay que dirigirse, sé dónde hay que hacer hincapié, sé tratar la normativa y conozco, en definitiva, los aspectos de gestión que hay que tener presentes para desempeñar este tipo de puesto.

La llegada del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) ha supuesto la renovación y el cambio de muchas de las escuelas de nuestra universidad, ¿es la ETSIAE un referente a seguir? ¿Lo son otras escuelas? Cuáles y en qué sentido.

La introducción del Espacio Europeo de Educación Superior, o como los alumnos lo llamáis, el plan Bolonia, sí ha supuesto un cambio en muchas cosas en lo que a las escuelas de nuestra universidad y de otras universidades se refiere. Esto afecta a todos y ha supuesto un cambio en la ETSIAE. De repente empezamos a hablar de cosas como innovación educativa, competencias profesionales, competencias académicas, competencias generales, competencias específicas, enseñanzas… Toda esta terminología, que hasta ahora nos era un poco desconocida, se nos ha hecho familiar y tenemos que convivir con ella. En cuanto a la evaluación llega también el término de evaluación continua y/o evaluación frecuente, que también nos hace pensar sobre cómo evaluar a los alumnos para tener el máximo provecho y, sobre todo, el éxito del alumno.

La ETSIAE es un referente a seguir, desde luego: Aquí se han introducido cambios y nos hemos adaptado a lo que el Estado ha regulado también. Hay una cuestión que me gustaría remarcar con respecto a esta pregunta. La ETSIAE es la primera Escuela dentro de la UPM que tomó la decisión de fusionar dos escuelas antiguas. En este momento hay otras cuatro escuelas que han seguido este camino, Agrónomos y Agrícolas y Forestales y Montes. Estas fusiones, aunque no tengan que ver con el EEES, se han puesto en marcha aprovechando dicho movimiento.

La Escuela de Industriales o la Escuela de Caminos, por ejemplo, son también dos grandes instituciones. Todas las escuelas dentro del ámbito de la Politécnica han tenido mucho que decir.

¿Considera necesaria una restructuración del plan de estudios? En caso de respuesta afirmativa ¿en qué sentido y enfocada a conseguir qué objetivos? ¿Qué efecto tendría dicha modificación sobre los graduados ya egresados o los que se hallan cursando sus estudios en la ETSIAE.

Con respecto de la reestructuración del plan de estudios de grado considero que hay que hacer una renovación. Un plan de estudios nace con el entorno en el que nace, con las ideas y medios de que se disponen. Después de haber tenido ya varias promociones de egresados hay que dar una vuelta al plan de estudios para limar aquellas asperezas que se han identificado. Ya tenemos enseñanzas de máster puestas en marcha y hay que tratar de compensar muchas cosas, como número y contenidos de las asignaturas, los créditos y las competencias correspondientes a cada una. En el momento en el que se hizo el plan de estudios, quizás por desconocimiento, se otorgaron demasiadas competencias a las asignaturas, con lo cual, en los procesos de calidad es difícil evaluarlas. Hay que hacer al menos un análisis del plan de estudios para, si se estima necesario renovarlo, lo que afectaría tanto a grado como a máster.

Esto no tendría ningún efecto sobre los egresados, ya son titulados y disponen de los beneplácitos que otorga el título, puesto que los planes de estudio siempre están verificados y aprobados por una agencia de calidad.

¿Con esto quiere decir que no habría cursos de adaptación como los que se están dando ahora a los ingenieros técnicos aeronáuticos?

El curso de adaptación surgió en un momento en el que los titulados técnicos estaban demandando un título de grado. Muchas universidades de las que ofertaban el Grado en Ingeniería Aeroespacial, así como en otros ámbitos, se plantearon ofrecerles estos cursos de adaptación. Estos cursos, que han cumplido su papel, tienen tendencia a desaparecer y, de hecho, quedan ya muy pocos alumnos recibiéndolos.

Si hablamos de los complementos formativos, ahora mismo se están solicitando para acceder a máster, al habilitante sobre todo. Esto es un tema delicado que hay que estudiar porque los ingenieros técnicos ya tienen una resolución ministerial que les equipara académicamente a los ingenieros de grado. Mi propósito es eliminar completamente los complementos formativos para los titulados en ingenierías técnicas. Si el alumno interesado en acceder al máster proviene de otro ámbito, como por ejemplo industrial, hay que valorar la posibilidad de complementar sus estudios para nivelar su formación.

¿Es la especialización el futuro de la ingeniería, o hay que volver al conocimiento teórico generalista que caracterizaba a los ingenieros españoles antes de la llegada del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES)?

Cada cual tiene sus ideas formadas al respecto, pero yo creo que ninguna de las dos opciones es mejor o peor que la otra. Estuve en una conferencia en la que se trataban este y otros temas, y desde los años sesenta más o menos hemos pasado por todas las fases. Hemos tratado al ingeniero que tenía una base común, luego al especialista y volvimos al ingeniero con al menos un par de cursos de carácter común para áreas afines. Yo no lo veo mal para la estructura del plan de estudios que tenemos, siendo en los cursos de tercero y cuarto cuando ya el alumno adquiere las competencias reales de la especialidad que quiere cursar.

¿Considera apropiada la formación teórica que reciben los actuales graduados? ¿En qué dirección debería orientarse ésta (conocimientos más teóricos, más base físico-matemática, aplicación más directa, mayor vinculación con los lenguajes de programación y la simulación…)?

Tengo que decir que la formación teórica que se obtiene en esta escuela, tanto en el grado como en el máster es más que suficiente. Tenemos e impartimos una base teórica que puede ser demasiada incluso en algunas ocasiones. Me gustaría que esto evolucionara hacia una aplicación más práctica, sobre todo las asignaturas de carácter finalista. A medida que pasa el tiempo se han ido implementando en las enseñanzas de la escuela nuevas herramientas, sobre todo la parte de simulación está muy arraigada en alguna de las asignaturas, desde el MATLAB hasta las mecánicas de fluidos computacionales y de elementos finitos. Sí que es cierto que en determinadas asignaturas debería haber un carácter más práctico y que en ciertas titulaciones novedosas se da mucha importancia a lenguajes de programación y a la simulación.

¿Pizarra y tiza o Power-Point y ‘tablets’? Valore al actual formato de la mayoría de pruebas que se llevan a cabo en la escuela (el famoso ‘tipo test’), ¿le parece adecuado?

La metodología docente es muy variada, hay profesores que utilizan la tiza, mientras que otros prefieren presentaciones power-point. Yo personalmente empecé con la pizarra, luego me pasé a las presentaciones y ahora complemento una con la otra. Es una percepción generalizada entre profesores que cuando usamos mucho el power-point el alumno no presta la atención debida. Cuando el alumno no tiene que hacer el esfuerzo de síntesis puesto que tiene ya todo el material presentado ante él hay una parte del esfuerzo que no hace. Esto está muy relacionado con el tipo y contenido de las asignaturas. En asignaturas muy descriptivas que se pueden hacer con transparencias y otras de cálculo en las que hay que usar pizarra y tiza. Tengo alumnos que toman apuntes con tablets y la verdad es que les salen apuntes muy bien escritos y muy ordenados, estoy muy a favor de esto y creo que si hay la oportunidad de usar esta tecnología debe aprovecharse.

Las pruebas tipo test surgieron en la escuela con el primer curso del grado debido a la cantidad de alumnos que teníamos. El tiempo que dejaban para la corrección la aparición de parciales era muy escaso y se empezó a plantear la posibilidad del test. A día de hoy están más que implantados. Creo que hay que abrir un debate sobre si los alumnos deben ser evaluados solo con tipo test. Comento con mis alumnos que la verdad es que no sabemos si sabéis escribir.

Hablando del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) o ‘Plan Bolonia’, cite dos cosas positivas y dos cosas negativas que ha aportado dicho plan a la Educación Universitaria en España (si puede).

Hablando del EEES y la implantación de los grados y másteres en nuestro espacio formativo universitario, desde el punto de vista positivo los egresados del plan Bolonia pueden moverse en el ámbito profesional europeo sin ningún tipo de problema. También académicamente los profesores empezamos a plantearnos cómo podemos mejorar las enseñanzas, en este caso de ingeniería, aplicando metodología, empleando un lenguaje común y en definitiva, mejorando, la calidad de la enseñanza.

Respecto de lo que puedo pensar que es negativo es que por ejemplo los planes de grado habilitantes que equivalen a una profesión regulada se han alargado en el tiempo. Antes una Ingeniería Técnica era un conjunto de enseñanzas que podían resolverse en tres cursos académicos y ahora estamos en cuatro años.

Si no me falla la memoria son 356 los egresados de la segunda promoción de graduados en ingeniería aeroespacial, ¿le parecen muchos o pocos? ¿Ve al mercado capaz de absorber ese volumen de nuevos Ingenieros Técnicos Aeronáuticos?

Esta segunda promoción es de 356, la primera fue del orden de 220 aproximadamente. Para manifestarme sobre si somos muchos o pocos habría que comparar con las cifras de entrada. Hablar de 356 alumnos frente a una cohorte de entrada de 600 alumnos quiere decir que han egresado más de la mitad de los alumnos que entraron, lo que para mí es una buena noticia. Quiere decir que estos alumnos, excelentes, han sido capaces de sobrepasar todas las enseñanzas que les hemos ofrecido con éxito. En este sentido estamos mejorando incluso las tasas de eficiencia y rendimiento que teníamos declaradas en la Memoria Verifica. Es un buen dato.

Ahora bien, ¿el mercado va a ser capaz de absorberlo? Poniéndolo en contexto, ahora mismo la situación económica, a pesar de que tiende a mejorar, sigue siendo compleja. Yo ya he llegado a vivir alguna situación, como por ejemplo la de finales de los ochenta y principios de los noventa, en la que los ingenieros técnicos no eran contratados como tales, sino como delineantes, incluso en empresas del sector. Yo entiendo que sí debería ser absorbido en el futuro próximo porque la ETSIA y EUITA egresaban en conjunto más o menos esta cifra, que era aceptada por el mercado.

¿Considera que nuestra escuela sufre un estado de masificación? De ser así, ¿estará entre sus objetivos el reducir dicha masificación? En caso de respuesta negativa, argumente por qué.

La Escuela tiene en titulaciones oficiales a más de tres mil alumnos. La cohorte de entrada, que tenemos en la Memoria Verifica para el grado es de seiscientos alumnos nominales para cada año. Esta cifra no se ha reducido a pesar de haber introducido, ofertado e implantado las ofertas de estudios de máster. Por lo tanto, sí, estamos sufriendo masificación.

Sí está entre mis objetivos y, de hecho, está en mi programa electoral, tratar de reducir progresivamente la cifra de alumnos de entrada. No debería haber más de seiscientos alumnos por año para el completo de las titulaciones ofrecidas.

 ¿Considera que todos los alumnos se hallan en igualdad de condiciones a la hora de optar al máster habilitante (MUIA), esto es, si cree que todas las especialidades preparan por igual de cara a dicho máster o si alguna de ellas prácticamente cierra las puertas a sus estudiantes? En caso afirmativo, ¿ve alguna posibilidad de cambiar esto?

El diseño de los másteres, en este caso del MUIA, que es habilitante, se debe ceñir a una orden CIN, que es una orden ministerial que establece porcentualmente las materias y módulos que deben contener estos másteres. Puede dar la sensación de que por las asignaturas que tiene está más indicado a un perfil de una de las especialidades del grado, sobre todo las asignaturas del primer curso. Si no recuerdo mal el número de créditos que se asignaba a la parte de Navegación y Aeropuertos era de en torno a diez, muy pocos en comparación con el resto de especialidades. Esto da la impresión de que alumnos que provienen de las otras especialidades están en mejores condiciones de afrontar el máster. Yo quiero pensar que los alumnos de cualquiera de las especialidades tienen más que reconocida capacidad para superar estas asignaturas. Como digo, esto depende de la orden CIN que, hasta que no cambie, no nos da opción de modificación. Sí que es cierto que los alumnos pueden, en el segundo curso, modular su especialidad.

Con respecto a las especialidades de grado, hay una, CTA que nació con la idea de ser lo que en el argot se denomina una especialidad blanca, lo que quiere decir que no tiene ningún tipo de atribución profesional y que está orientada a la realización del máster, si bien al final se le dio una cierta atribución profesional. Luego la experiencia nos ha mostrado que si bien en el primer curso de grado un gran número de alumnos escogió esta especialidad, a medida que han ido pasando promociones se ha ido equilibrando el número de alumnos de cada especialidad. Ahora mismo están accediendo al máster alumnos de cualquiera de las especialidades, es decir, no hay ninguna especialidad que prepare mejor para el máster y todos los alumnos, insisto, tienen capacidad de sobra para superar las asignaturas que en él se plantean.

¿Ve factible el conseguir hacer del MUSTA un máster habilitante? De ser así, ¿está entre sus objetivos?

Ahora mismo es muy difícil que cualquiera de los otros másteres oficiales no habilitantes pasen a serlo, porque no cumplen la orden CIN mencionada anteriormente. No obstante, sí cumplen con el objetivo de que el alumno, una vez graduado, siga su formación en la especialización que más le convenga. Por lo tanto, no dan las atribuciones académicas que da el MUIA de ingeniero aeronáutico pero sí le permiten una especialización en los ámbitos espaciales o de sistemas de navegación y transporte aéreo.

¿Qué opinión le merece el actual máster habilitante (MUIA)? Son no pocas las críticas que ha recibido en cuanto a su organización, ¿las ve merecidas?

En cuanto a contenidos, el primer año hubo una queja por parte de un sector de los alumnos en la que manifestaban que se impartían contenidos que ya habían sido vistos en el grado. A mí me consta que algunos de los profesores han reorganizado los contenidos de las asignaturas de máster y de grado con el objeto de equilibrarlas. No obstante esa es una reflexión que hay que hacer para el futuro. Como ya he dicho antes, este es un debate que hay que abrir con el objetivo de equilibrar los objetivos y las competencias. Respecto a si son merecidas o no las críticas. Yo no he cursado la materia y por lo tanto no puedo decir, pero sí que me gusta escuchar a todos los colectivos y cuando uno de ellos, en este caso el de los alumnos, se queja, hay que atenderlo.

Algunas voces piden que el MUIA tenga una cierta cantidad de contenido en inglés, ¿comparte esa idea?

Una de las tareas pendientes que tenemos en la Escuela es la de internacionalizar nuestras enseñanzas, en particular las de máster. El esfuerzo que nos queda por hacer para atraer a alumnos procedentes del exterior es enorme. Habría que elaborar una oferta asequible a los alumnos extranjeros que fuera impartida en inglés, también en el doctorado. Es una de las tareas pendientes recogidas en mi programa.

¿Está entre sus objetivos el conseguir mayor reconocimiento internacional para la escuela? Hábleme de posibles acreditaciones (tipo ABET) si éstas figuran entre sus planes.

Ahora mismo estamos viviendo el proceso de renovación de la acreditación del título de Grado de Ingeniería Aeroespacial. Eso es un proceso que se gestiona en la Escuela por medio de una comisión que designa la ANECA. Si conseguimos esta renovación también está propuesto el optar a una acreditación europea llamada EUR-ACE. El siguiente paso que nos queda es conseguir la habilitación internacional ABET para el título de grado quetienen varias escuelas de nuestro entorno. Desde el rectorado incluso nos están pidiendo que hagamos un esfuerzo adicional para conseguir este tipo de acreditación internacional. Todo lo que suponen este tipo de acreditaciones es bueno para nuestra Escuela y nuestros alumnos. Por tanto sí que es algo que esté incluido en mi programa como medida que hay que tomar a medio plazo.

¿Ve adecuada la actual relación de la escuela con el entorno empresarial (relación con empresas, becas y prácticas en empresa)? De no ser así, o de creer que es mejorable, medidas a adoptar en ese sentido.

El primer año que se empezó a contactar con las empresas para ofertar las prácticas curriculares a los alumnos fue una sorpresa muy agradable porque las empresas respondieron muy bien. De hecho fue posible ofertar prácticas curriculares a todos los alumnos que en aquel momento lo solicitaron. Este segundo año, que incluso se ha incrementado el número de empresas que quieren participar, seguimos en la misma posición. En este sentido la tendencia es a seguir contactando con estas empresas aumentando el número de ellas incluso si es posible. Yo creo que la escuela tiene una buena visibilidad con las empresas, tenemos un buen trato con ellas. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los cargos de responsabilidad en ciertas empresas del sector están ocupados por alumnos de estas escuelas, lo cual es una posición de ventaja. No obstante no podemos dormirnos en los laureles y tenemos que seguir apostando, renovando la confianza que nos ofrecen las empresas para seguir trabajando y con la posibilidad de que los alumnos sigan realizando sus prácticas curriculares.

 Hay alumnos que repudian el actual emblema/logo de la escuela, ¿Vd. Como lo ve? ¿Vería más adecuado emplear un escudo ‘más tradicional’?

El emblema actual de la Escuela se obtuvo en un concurso que organizamos las escuelas. El ganador de dicho concurso, en el que se presentaron diseños desde muy tradicionales hasta muy vanguardistas, fue un alumno. Yo estaría dispuesto a escuchar a los colectivos que piden cambiar el escudo, pero evidentemente lo que tenemos que hacer es asentar nuestra imagen en el exterior y de momento no sé si conviene abrir el debate.

¿Está al tanto de qué asociaciones existen en la escuela? ¿Incluyen sus medidas electorales alguna vinculada a éstas?

Yo quiero declararme muy pro-alumno y sobre todo muy pro-actividades que hacen los alumnos, y considero que las asociaciones de la Escuela son fundamentales por varios motivos. Los estudios universitarios constituyen un punto de inflexión en la formación académica y en la formación en valores. En este sentido, es muy positivo si puedes complementar tu estancia en la Escuela con alguna actividad que te motive, que te guste, que te permita hacer amigos, que te permita viajar…

Con respecto a las asociaciones que hay en la escuela conozco algunas de ellas, puesto que me declaro muy deportista y que además pertenecí a alguna, como a la Asociación de Montaña, que existe desde hace más de treinta años. Por desgracia no la visito mucho, aunque hablo de vez en cuando con alguno de sus miembros. Para mi es una asociación fundamental y no me gustaría que desapareciera. La de Aeromodelismo, también la considero fundamental, no solo para los alumnos sino para la propia Escuela.

En mi programa electoral yo quiero apoyar a este tipo de asociaciones e incluso fomentar que aparezcan algunas, por ejemplo, echo de menos una asociación de fotografía en la escuela. La había cuando yo era alumno, era miembro y organizamos concursos y cosas así con bastante éxito. Está muy bien tener un punto de referencia en la Escuela que no sea el académico.

El equipo directivo siempre está en boca de todos, ya sea para bien o para mal, e incluso se podría decir que hay algunos alumnos que exigirían que algunos de los actuales miembros del actual equipo siguieran en el cargo, ¿tiene en mente cuál sería su equipo directivo? ¿Puede revelarnos algunos de sus nombres?

Esta es una pregunta recurrente en todos los procesos electorales que se producen en la universidad. Hay que tener en cuenta que estos procesos solo concurre un candidato, es decir, no concurre una lista. Evidentemente, todos tenemos a gente en mente: Yo tengo en mente a personas que podrían ocupar los cargos que voy a proponer. Voy a proponer cinco subdirecciones y tres adjuntos en la dirección, además de la secretaría académica. La verdad es que sí tengo nombres en mente, pero no puedo revelarlos ya que sería una deslealtad y tampoco se prevé en este tipo de procesos.

 Espacio ‘libre’ para mención de medidas electorales que el candidato tenga interés en mencionar y que la presente entrevista no le haya permitido exponer.

Creo que los asuntos de innovación educativa permiten redundar en una mejor calidad de la educación y, sobre todo, nos permiten a los profesores participar en tareas, diseñar proyectos para trabajar con alumnos y profesores de otros centros. Para mí son, en definitiva, fundamentales en toda la estructura docente que tenemos por delante. He de decir que ya se han celebrado y hemos participado activamente en todas las llamadas a dichos procesos que se han celebrado.

Por otro lado la calidad, este concepto que se ha introducido con EEES en nuestro ámbito. Creo que no podemos vivir separados de la calidad y tenemos que seguir comentando, incorporando procedimientos que están definidos en el Sistema Interno de Garantía de Calidad (SIGC) y que, de seguirlos, nos facilitarán la vida en cuanto a renovación de las acreditaciones de grado, máster y doctorado.

Tenemos que actuar sobre los programas de doctorado. Tenemos que ser más activos en la oferta de doctorados a corto plazo por una sencilla razón: Los alumnos de máster van a terminar durante este curso y algunos de ellos van a querer seguir cursando el tercer ciclo.

Me gusta que la gente crea en lo que hace y mi propuesta para la dirección, si efectivamente salgo, es la de formar realmente escuela, que el equipo de dirección permita seguir trabajando por la fusión y abrir nuevas líneas por el futuro.

Entrevista realizada por Kevin Lucas Esparseil, transcrita por Quini y Matías y revisada por María Crespo.

Anuncios

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s