LA CADENA DEL ODIO

No puedo evitar sentir desesperanza por las distintas varas de medir las tragedias humanas en función de sus epicentros o sus afectados. Quiero decir, una muerte es una muerte, sea de dónde sea y del color, sexo, edad o cultura que sea. ¿Por qué entonces parece que importan más las tragedias si ocurren en Europa o en Estados Unidos? Mi primera reacción ha sido despreciar lo que parecía hipocresía, rendir homenajes a unas banderas y no a otras por situaciones similares. Sin embargo, pensándolo mejor, al denunciarlo, posicionándome como adalid de la moralidad y de la justicia verdadera, el mayor hipócrita habría sido yo, que no he rendido homenaje alguno.

Nadie puede imponerles reglas a los sentimientos de empatía y de solidaridad, pero lo que está claro, hablando en términos estadísticos, es que una tragedia en casa del vecino probablemente nos afecte más y aflore mayor emotividad que una en la otra punta del mundo. Sea porque conocemos al vecino, porque he estado en su casa, porque tengo lazos afectivos o simplemente porque cuanto más cercano es algo físicamente, más cercano suele ser emocionalmente. Por ello, no puedo hacer más que apoyar vuestra libertad de homenaje.Imagen2

No obstante, sigo lamentando esas distintas varas de medir que parecen impedir la igualdad de los Seres Humanos hasta en la muerte. El contraste con el que se nos venden las noticias no puede ser más notorio. ¿Por qué un europeo asesinado es una persona con una historia y un, por ejemplo, sirio asesinado no es más que otro número que añadir a una demasiado larga lista? No se le puede achacar a un ciudadano de a pie que utilice sólo la información que recibe, sea de la calidad que sea. Pero la prostitución de unos medios de comunicación que parecen tan occidentalocentristas no puede ser más deleznable, generando, ahora sí, esa sensación de desigualdad entre semejantes.

Como dijo cierto profesor de universidad una vez, “el mundo no es como nos gustaría, es como es”. Nos guste o no, la guerra existe, y lamentablemente nada parece indicar que vaya a terminar pronto. Empero, no es lo mismo una guerra entre Oriente y Occidente que una guerra contra aquéllos que aprietan el gatillo contra inocentes.

Confieso que tengo miedo. Tengo miedo de que nuestros temores nos lleven a cambiar libertad por seguridad. Tengo miedo de que quiénes ya no tienen nada que perder, a quiénes hemos dejado olvidados en fronteras, acaben cayendo en la tentación de la locura y del terror. No podemos combatir la violencia con más violencia. El miedo y el odio nos ciegan. No los convirtamos en racismo e intolerancia hacia aquéllos que han sufrido tanto o más. La historia ha demostrado ya con creces que la única forma de recibir confianza es dándola antes. El terror no se vence con más terror, sino con tolerancia, respeto, solidaridad, fraternidad y educación.

Hace ya más de setenta años, Henry A. Wallace dijo que “este” siglo debe ser el siglo del hombre de la calle, del ciudadano corriente. No podemos cambiar la ecuación que rige la vida, pero sí podemos hacer lo posible por cambiar las condiciones de contorno de forma global, siendo necesario para ello entender todas las partes que influyen a la ecuación. Separados no somos más que unos cuantos infinitésimos, pero como muchos sabemos, al integrarnos podemos superar a aquéllos pocos que nos parecen infinitos y convertirnos en el término dominante. Hermanas y hermanos de todo el mundo, no estamos solos, pues al final, nada puede unirnos más que nuestro deseo por buscar con dignidad la felicidad en este pequeño planeta que compartimos.

 

15 de noviembre de 2015

AdEH

Anuncios

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s