20D, EN CAMPAÑA: ABRAMOS EL DEBATE POLÍTICO

Ah, España y su relación con las campañas y la política en general, una relación turbia y poco definida. En España nos encanta la política, o en cualquier caso parecemos adictos a ella. Cierto es que cunde en gran medida una apatía considerable de gente que abandera el “yo de política no sé mucho”, “a mí no me interesa”, etc etc etc. Pero por el contrario una gran cantidad de conciudadanos estamos siempre prestos a verter nuestras opiniones a poco que nos preguntes. De hecho, al final acaban abundando más los que opinan sin saber que los que no opinan por no saber, mucho más.

Dejando nuestra filia política a un lado, me gustaría recalcar un hecho muy curioso, y es ese extraño honor que tenemos, una dignidad altiva que ejercemos las veces que ante otro decimos “mira, no te voy a decir a quién votar, léete el programa y vota con cabeza”…. ¡ay!, ¿Por qué, por qué somos así? ¿Qué extraño placer encontramos en estos alardes de responsabilidad, que resultan tan poco creíbles?…. Y me preguntaréis entonces por qué me atrevo yo a cuestionar la credibilidad de tan a priori virtuosa actitud, y yo os responderé que si fuera sincera no acabaría como acaba siempre, y es con dichos sujetos llevándose las manos a la cabeza por el resultado.

Y para ejemplo un suceso cercano y aeronáutico, como nos gusta a nosotros: las elecciones a director.

NOTA: lo que digo a continuación corresponde a informaciones y opiniones que me han llegado, pueden corresponder a una situación real o tergiversada, aquí que cada uno tome como verdad o vil argucia lo que le plazca.

El caso es que durante la campaña el cántico que más abundó fue es de “léase usted el programa y vote con cabeza”. El punto turbio y a la par hilarante llega cuando se insinúa (en los grupos de whatsapp por supuesto) que se ha hecho por parte de profesores y alumnos propaganda engañosa a favor de uno de los dos candidatos; pero los que criticaron este comportamiento ante la cuestión de quién era dicho candidato entonaron el “no voy a decir nombres, hay que votar leyendo programas”. Igualmente se criticó que rulara un mensaje que venía a tildar a un candidato amigo de los alumnos y al otro amigo de los “papers”; no obstante la crítica fue sin nombrar al candidato. Es decir, estas personas que enjuiciaban críticamente dichos comportamientos consideraron más importante guardar un decoro democrático extraño, antes que poner nombres y apellidos a las conductas que consideraban inapropiadas.

Para el que se lo esté preguntando, era Crespo a favor de quien iba la cuestionada y según algunas voces tergiversada propaganda. Pues bien, esas mismas personas se llevaron luego las manos a la cabeza cuando Crespo efectivamente ganó, y pasaron a entonar un “Ha ganado el candidato flowerpower, el que menos propuestas realistas tenía, el que ha hecho propaganda indebida. Claro, es que la gente no se ha leído los programas y ha hecho caso a los whatsapps manipuladores y simplificados”.

Mmmm, vaaaale…. Pues mirad majos, haber hecho campaña vosotros, haber rebatido esos argumentos. El whatsapp sirve precisamente para comunicar cosas, fuisteis vosotros los que os callasteis ante eso, y aquí, en democracia cada uno puede comunicar las opiniones que quiera, y la gente que extendió la palabra pro-crespil lo hizo porque le pareció. Conste que me importa bien poco cual fuera realmente la limpieza de las campañas de cada candidato y desconozco totalmente si los argumentos de cada lado eran tergiversaciones o no, en parte porque ya con cuatro años en esta escuela a mis espaldas nada puede producirme más apatía que sus elecciones a director.

Los que eráis pro-Manolo haber extendido vuestra opinión ante los pro-Crespo; si no os gustaba su campaña haberlo dicho cuando tocaba y podía cambiar algo. Hay que quitarse esa fobia que tenemos a dar la opinión propia en estos casos, hay que responsabilizarse y hablar claro de lo que se cree que hay que hablar, porque si no dejamos al arbitrio de los demás la opinión colectiva que se crea y poco derecho tenemos a quejarnos por el resultado.

Y después de esta chapa sobre el microclima electoral que han sido las elecciones en nuestra escuela, podemos dar el salto a la política de alto orden, la que se nos viene encima el 20D, y es que al final acaba pasando un poco lo mismo: “léete el programa y vota con cabeza”. Pues bien, creo que va siendo hora de romper con todo eso, ya es hora de llevar el debate abiertamente y sin complejos a todos los círculos sociales: los descansos entre clase y clase que los profesores se aficionan a robarnos, los grupos de Whatsapp y por supuesto Winglet, la principal plataforma de opinión de la escuela (con permiso del @aeroinformer que monopoliza los 140 caracteres). Ya es hora de dejar de lado el mensajito del “vota a quien quieras pero vota”, y pasar al “vota a fulanito, que es quien […inserte vaticinio positivista aquí…] y no a este otro que es el que nos la va a liar”, seamos honestos y responsables, o poco derecho tendremos después a quejarnos.

Así que aviso a navegantes, a partir de ahora publicaré algunos artículos (según lo que la dilatación espacio-temporal me permita) que van a tener un color y un nombre claro: Podemos. El 20D nos jugamos mucho y no se va a llegar a nada con medias tintas y dignidades vacías. Asimismo espero que haya una alta participación tanto de mis compañeros revistiles como de gente random que se sume a la vorágine opinatoria, porque donde no hay debate abierto, directo y honesto acaba triunfando la propaganda del régimen y el cuñadismo experto con sus medias verdades.

Saludos, y buena campaña.

Jorge

Anuncios

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s